HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS

El hospital de San Juan de Dios tiene sus raíces en otros dos hospitales, el de Santa Misericordia fundado en 1497 y el de San Lázaro que estaba ubicado en la Puerta de Martos de la Muralla de Jaén.
En 1619 el Ayuntamiento entrega a los religiosos de San Juan de Dios las dependencias hospitalarias del hospital de Santa Misericordia, unificando los dos hospitales en uno. Tras la exclaustración de Mendizábal, pasó a la Diputación Provincial en 1849, que lo mantuvo como Hospital de la Beneficencia hasta que por su estado ruinoso y la falta de acondicionamiento fue clausurado en 1973. Cuando en 1973 todas sus instalaciones fueron trasladadas al nuevo y moderno Centro Hospitalario Princesa Sofía de España, el benemérito antiguo Hospital de San Juan de Dios quedó incomprensiblemente abandonado, expuesto al robo y pillaje, y casi arruinado. Por fortuna, en 1992, el entonces Presidente de la Diputación Provincial, D. Cristóbal López Carvajal, en nombre de la Corporación, asumió con interés el problema de una adecuada y definitiva sede para el Instituto de Estudios Giennenses (I.E.G.) mediante la costosa restauración del viejo hospital. El complejo del hospital estaba formado por el edificio propio, con portada del siglo XVI, del gótico tardío.
– Se estructura en torno a dos patios interiores e irregulares situados a distinto nivel.
– La fachada conserva una original portada de arco rebajado y finos baquetones góticos en las jambas, con figuras de dos ángeles en el tímpano, sosteniendo el escudo de la orden.
– La iglesia adjunta tiene una sencilla fachada del 1771.Su interior fue rehecho tras un devastador incendio en 1915, y que fue objeto de reconstrucción en 1919, también quedó sumida en el olvido.
– En la actualidad está restaurada y se utiliza como salón de actos, en estilo neo-renacentista andaluz.
– Se ha respetado la decoración de la capilla.
– Se levantó con planos del arquitecto Manuel Mendoza, con una sola nave que corresponde al eclesticismo historicista de la época.
– Lo único existente de la primitiva iglesia es su portada con arco de medio punto sobre impostas, flanqueado por pilastras toscanas cajeadas con pequeños fondos resaltados, entablamento partido por el escudo de la Orden, sobre el que se sitúa una hornacina con el Santo titular.
– La espadaña de ladrillo es de principios del siglo XIX.

LEYENDAS